El nacimiento de Venus, obra cumbre de Sandro Botticelli

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

El nacimiento de Venus – Una hija de dioses

El nacimiento de Venus (1484). Una de las obras cumbres de su pintor, Sandro Botticelli, en el que se puede ver la interpretación del nacimiento de Venus, e una obra de grandes dimensiones, 2,7 x 1,7 metros, se conserva en Florencia.

El origen real del cuadro es un misterio, ya que no se sabe para que lugar estaba pintado y quién había pagado por el cuadro, aunque siempre se le atribuyó al entorno de los Medici, los cuales eran habituales clientes de Botticelli, y se sabe, que la musa que posa para el cuadro, es de la confianza de los Medici.

Evocado en la época de la mitología romana, en el presente cuadro se puede ver el simbolismo utilizado en la concha y la perla que contiene en el interior en clara alegoría al origen mitológico de su nacimiento el cual consiste en la teoría de que Venus nació de uno de los testículos de Urano.

El cual fue cortado por Saturno y arrojados al mar, una vez allí fecundo y formo a Venus, la cual fue llevada por los vientos de los dioses a alguna isla sin concretar. Una escena que no volvió a se representada desde los antiguos romanos por ser considerada pecaminosa, una absurda idea si es tratada con el cuidado de Botticelli.

El nacimiento de Venus 2_optEl cuadro, de claro estilo renacentista, es una de las mejores obras del momento, sus dimensiones y el estilo utilizado hacen ver el tiempo dedicado a esta obra, en la cual, ni sus amigos sabían que estaba trabajando.

Anuncios publicitarios

Es frecuente que cuando los pintores trabajan en una gran obra no comenten nada con sus amigos hasta que no esté completamente acabada la obra, pero con eso se han perdido las pistas de los otros integrantes del cuadro, como la mujer que la espera en la costa, identidad aún no conocida.

Los detalles del cuadro se pueden apreciar a simple vista, como es el traje de la ninfa que la espera, primavera, la cual está vestida con ciertos elementos que simbolizan estados, como el amor eterno en la plata sagrada de venus, guirnalda de mirto, que luce en su cuello.

Venus, al estar desnuda parece tener menos fuerza, pero no es así, es el elemento principal del cuadro y al cual la crítica alabó y criticó a partes iguales en su momento, se alaba la belleza de las formas, la sutileza de una figura desnuda pero que no se puede ver nada pudoroso. La crítica vino de la falta de ropa de la modelo, algo bastante innovador en aquella época acostumbrados a un estilo más sobrio y regio.

Una pintura llamativa y de origen misterioso, pero sin lugar a dudas, una de las mejores composiciones de Botticelli de toda su vida, la cual, está en un estado de conservación envidiable a pesar de sus grandes dimensiones y los viajes que ha dado por el mundo hasta terminar donde está hoy en día.

 

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis: