Frida Kahlo, una gran pintora de Latinoamérica

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

Frida Kahlo – El surrealismo de la vida

Magdalena del Carmen Frida Kahlo Calderón (1907-1954). Nacida en el seno de una familia de emigrantes de Europa. Frida Kahlo lo tuvo una vida lo que se dice feliz, ya que desde bien joven, la desgracia se cebó con ella. Diferentes enfermedades y un grave accidente que la mantuvo en cama durante meses desde su adolescencia, y que la obligó a someterse a más de 30 operaciones a lo largo de su vida, condicionaron su pintura y su manera de ver la vida.

Coayacán fue la ciudad que albergó a la familia de Frida durante muchos años, aunque los primeros datos de ella se tienen en la ciudad de México, donde estaba cursando la preparatoria para estudiar Medicina, su otra gran pasión.

Durante sus largos periodo de enfermedad comenzó a pintar, gracias a una paleta con colores que tenía en el taller de su padre, fotógrafo de profesión y aficionado a la pintura en sus ratos libres, Frida comenzó a pintar aquello que le rodeaba, y sobretodo lo que sentía por dentro.

te puede interesar:

Frida KahloEl grave accidente lo sufrió en su adolescencia, en 1925, volviendo de las clases de la preparatoria. El autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía lo que hizo que sufriera numerosas lesiones por todo el cuerpo, eso fue un mal trago para todos, pero lo intento desfogar con la pintura.

De esta época destaca los cuadros que pinta sobre una niña la cual está sola, viendo como juegan otros niños, ella se mantiene al margen. Estos cuadros es un fiel reflejo a su infancia, donde por la poliomielitis que sufrió de joven, no podía salir a jugar con otros niños.

Durante la adolescencia también comenzó a relacionarse con la gente del mundo universitario, allí empezó a parar más con un grupo de personas muy afines al partido comunista mexicano, y que poco a poco la irían introduciendo en las reuniones y actos que tenia el partido en la ciudad.

En esos actos conoció al que se sería un único marido, el también pintor y muralista, Diego Rivera, el cual militaba desde hacía unos años en el partido comunista y con el coincidió en numerosos actos.

Su noviazgo fue rápido y se casaron en el 1929, durante este periodo Frida no realiza muchas obras, pero va a ser por un suceso dramático, como es el aborto que le tuvieron que provocar al año de casarse, la sumergió nuevamente en un mundo gris y dispar, en el que reflejaba su frustración y depresión mediante la pintura.

Los problemas en el matrimonio también eran frecuentes, donde los dos se cometían infidelidades y hacia que su matrimonio sea más una fachada que otra cosa. Aún así, por motivos políticos emprenden un viaje a EE.UU, allí volvió a trabajar Diego Rivera y Frida Kahlo entró en su etapa más productiva estando en Detroit.

Anuncios publicitarios

Según palabras de su marido años después, Frida experimentó un cambio que la hizo volver a sentir algo por el arte, a crear desde el interior todo el miedo y tristeza que sentía por el aborto y por el matrimonio fallido. Además, durante este viaje, Frida se volvió a someter a numerosas operaciones lo que la obligó a volver a pasar otros largos periodos en la cama.

En 1935 regresa otra vez a México pero su matrimonio está ya acabado, la infidelidad de su marido toma un nuevo giro y la comete con la hermana de Frida, lo que hace que se cree un punto de no retorno en la relación.

Se producen las primeras exposiciones de la obra de Frida, la cual no había recibido ningún tipo de reconocimiento oficial hasta el momento, y es calificada de surrealista, a lo que responde la autora de que ella simplemente plasma lo que siente, su vida, su día a día.

Viaja a París para estar en una exposición suya y conoce a pintores de la época como Picasso además de otros estilos y formas de arte que hay en la capital parisina en esta época. A su vuelta, lo plasma en su obra combinando estilos propios como aquellos adquiridos en su viaje.

Frida Kahlo 2En 1939 el divorcio ya es un hecho y su recaída en la bebida y la depresión se van sumando en una espiral que dan con ella varias veces en el hospital por varios intentos de suicidios. Un año más tarde, acuerda volver con su marido bajo unas condiciones peculiares, aunque no consigue superar la depresión hasta el fin de sus días.

En Estados Unidos su arte se va convirtiendo cada vez en más famoso y realiza varios viajes a distintas ciudades del país, aunque nunca termina de seguir las corrientes del momento y tiene algunas discrepancias con distintos críticos.

Su salud va empeorando con el tiempo y cada puede salir menos de casa, en una exposición en México dedicada a su persona y su obra, asistió sobre la cama del hospital y estuvo toda la tarde con los presentes hablando y riendo.

Su estilo se va convirtiendo cada vez en más puro surrealismo que lo que comenzó pintando en su adolescencia, donde las figuras superpuesta, como el retrato, Diego y Yo, tratan de expresar sus pensamiento, en este caso, como los dos son un todo, pero cada uno es un ser individual y personal. Toda una retórica existencialista muy presente en todos los cuadros de su obra, y según va evolucionando, se va haciendo más presente y más dispar, sin patrones ni reglas definidas más que la imaginación de la pintora y su capacidad de expresar.

Pero en 1954 ya todo iba tocando a su fin, reiteradas notas de suicidio hacían presagiar lo inevitable, y después de varios intentos fallidos, terminó por quitarse la vida el 13 de julio del mismo año.

Frida Kahlo, una gran pintora, la mejor de toda Latinoamérica de su estilo sin duda, y una vida bastante sufrida y dolorosa que la llevó desde la alegría a la tristeza en muy poco tiempo y que no supo reponerse a todos los golpes que la iban asestando.

 

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis: