Las Meninas, cuadro mítico de Diego Velázquez

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

Las Meninas – Un cuadro mítico

Las Meninas (1656) o La familia de Felipe IV de Diego Velázquez es considerado uno de los mejores cuadros del siglo de oro español, el cual refleja como si fuera una foto de la escena que se estaba viviendo en ese salón de palacio.

El cuadro que está pintando Velázquez en ese enorme tablero, no es el de Las Meninas, sino un retrato de los reyes de España como se puede ver en el espejo que está colocado al fondo de la estancia.

La figura principal del cuadro es la infanta Margarita de Austria, que rodeada de sus sirvientas, las meninas Isabel y María Agustina, y de la famosa Mari Bárbola, una persona que siempre vivió cerca de la infanta y que contaba con el cariño de la familia por su especial condición.

Los distintos planos del cuadro nos van desvelando diferentes personajes y objetos que dan una singularidad formación el cuadro. En primera línea del cuadro aparece un perro mastín y Nicolasito Pertusato, ayudante del rey durante muchos años, las citadas meninas e infanta y a la izquierda Diego Velázquez pintando un cuadro.

las meninas 2Detrás justo, en segundo plano, se puede observar a las amas de llaves ocupadas en el cuidado de las doncellas de la casa, charlan distraídamente mientras estas juegan. En el fondo, se pueden ver los dos últimos elementos más llamativos de este cuadro, en la puerta, José Nieto Velázquez, el aposentador de la reina, en un acción que nadie sabe si de salir o de entrar en la estancia, y justo a su lado, el citado espejo que refleja a los reyes Felipe IV y Mariana de Austria.

Anuncios publicitarios

Las Meninas cuenta con una grandes dimensiones, 3,1 x 2,7 metros que se puede encontrar en el Museo del Prado de Madrid. De un claro estilo barroco, este cuadro ha pasado a la historia de la pintura universal por varios factores.

El artístico, por la realización de las figuras, la mezcla de colores y la claridad de sus trazas, Las meninas se ha convertido en un cuadro de culto, al que cada año se acercan a ver millones de personas.

También por la singularidad del posicionamiento de las figuras, donde según varias teorías que han analizado el cuadro en profundidad, la composición se puede deber a varios factores, como constelaciones, en los que las cabezas principales del cuadro junto con la figura de la puerta formarían la constelación Corona borealis.

Otras más iconoclastas determinan que las actitudes y posición de las figuran determinan el mal, el enano pegando al perro, el bien y centro de la corona a la infanta, Mari Bárbola representando a la envidia.

Las teorías son muy diversas, y por desgracia ninguna se puede comprobar hoy en día, por lo que ha quedado una obra de arte para la posteridad, tanto en la pintura en sí, como en los misterios con los que fue pintada. Diego Velázquez será recordado por esta, y otras pinturas más en las cuales dejó patente su gran dominio de los pinceles.

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO