Las tres gracias, una obra de Rubens

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

Las tres gracias – Reinterpretando la mitología

Las tres gracias (1639). La obra de Rubens es una adaptación de una obra pasada de Rafael Sanzío, Las gracias, que es una interpretación en pintura de la escultura de la mitología griega Cárites. Cuadro de dimensiones grandes, 2,2 x 1,8 metros de un claro estilo barroco, es uno de los referentes de Rubens en cuanto a sus cuadros correspondientes al género mitológico, el cual pintó mucho y siempre dotándole de un estilo personal.En ella, se puede ver la nueva reinterpretación que hace Rubens de una obra mitológica, como ya hiciera en otros cuatros, da un nuevo sentido y visión a las obras mitológicas, en donde dota de más realismo a las formas y cuerpo representados, además de incorporar otros elementos más del estilo barroco.

La identidad de las tres mujeres es una incógnita que ha quedado en la historia, lo que si se puede apreciar las diferencias con las otras interpretaciones del cuadro con el cuerpo y el volumen de las figuras femeninas del cuadro. Despojándose de la idea de un cuerpo ideal, Rubens dota de volumen al cuerpo pero de una forma casi plástica, donde por la forma de pintarlo y darle las ondas, se puede apreciar como si estuviera en movimiento donde refleja y proyecta la luz principal del cuadro hasta esa zona.

las tres gracias 2Las tres gracias se diferencia de otros estilos pasados por la relación de las protagonistas, de las cuales se sospecha que dos de ellas fueron mujeres del pintor, abrazadas entre sí y mirándose a los ojos, esto es una clara alusión a que las figuras están interrelacionadas entre sí. Además que su
colocación origina un triangulo que las centran aún más en el protagonismo del cuadro, y denota el gusto por la simetría del autor.

Anuncios publicitarios

Acompañando al trío de mujeres se encuentra un árbol y un ángel que corona una cornucopia por la que parece manar agua. En segundo plano, mucho más tenue y discreto, se puede ver un bonito paisaje con vegetación y unos animales pastando tranquilamente, dotando de armonía general al cuadro, gracias también a los colores utilizados, suaves y delicados, resaltando las mujeres y no el resto de elementos.

Es una especie de representación de un jardín paradisiaco en el cual pueden estar en total libertad. La ropa que está colgada sobre la rama del árbol determina que vinieron vestidas hasta el lugar y que estando aquí las mujeres están en total libertad.

El cuadro fue adquirido por el rey de España Felipe IV y fue instalado en el Alcázar de Madrid, hasta el siglo XIX, donde después de ciertos acuerdos fue trasladado al Museo del Prado donde se exhibe permanentemente allí.

Rubens fue un pintor de varias temáticas pero una de sus preferidas eran los cuadros mitológicos, los cuales gustaba de cambiar elementos y adaptarlos al estilo de la época, gracias a ello, tenemos cuadros como Las tres gracias, uno de los referentes del barroco de la época y uno de los mejores de la colección de obras de arte de Rubens.

 

Anuncios publicitarios
Anuncios publicitarios

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO